Lo que podemos aprender de las abejas. Por: George Mendez. Agosto 8, 2018. Uneabasto.com

Son cinco cosas las que deberíamos conocer e imitar de las abejas, aspectos que las hace dignas de admiración y respeto:

1.- Su contribución a la naturaleza
2.- Su estructura organizacional
3.- El respeto por los roles que cada una desempeña
4.- El cuidado que tienen de sí mismas
5.- El producto que generan

1.- La contribución de las abejas a la naturaleza es tan importante que los especialistas en el tema consideran que su extinción traería devastadoras consecuencias para el entorno natural.

Aseguraba Albert Einstein que “sin abejas, no hay polinización, ni hierbas, ni animales, ni humanos”.

Todos los seres vivos, personas, animales y plantas dependemos de su actividad. Contribuyen al equilibrio de la vida sobre la tierra, pues son los mayores polinizadores en el planeta. Al transferir el polen entre las plantas se obtienen nuevas flores y plantas.

Podrás decir que su trabajo es muy rutinario, todos los días haciendo lo mismo, pero no es tanto así, recolectando polen de diferentes flores y en diferentes jardines su trabajo es una aventura.

2.- Tienen una increíble organización. Se trata de una comunidad donde el trabajo en equipo es de presumirse. Su estructura social está “perfectamente organizada y cada individuo desarrolla la tarea que le corresponde de manera sincronizada con los demás”, viviendo y trabajando para todos, sin individualismos.

Entre los humanos olvidamos que todos necesitamos de los demás. No nos damos cuenta, pero todo lo que tenemos, comemos, bebemos, etc. en nuestros hogares son producto de la aportación y colaboración de muchas otras personas, sin los demás nadie podría subsistir.

Increíble que con un cerebro tan pequeño puedan vivir en armonía cumpliendo su misión.

3.- En una colmena los roles están bien definidos, y cada abeja los respeta. Todas y cada una conocen bien su misión, saben para qué están hechas.

Cada abeja cumple con un determinado papel en la colmena. No hay confusión en las funciones: cada una sabe lo que tiene que hacer y lo lleva a cabo. En general, no sólo están la reina, los zánganos y las obreras, entre estas últimas también hay labores de nodrizas, guardianas, recolectoras, etc.

En una colmena hasta los zánganos contribuyen a la comunidad; sólo el más fuerte de ellos logra fecundar a la reina, pero al hacerlo, muere. Los demás son expulsados de la colmena y deben vagar hasta ser aceptados en otra.

4.- Hay un cuidado mutuo entre ellas. Tienen un instinto de solidaridad y defensa de su patrimonio y todas las abejas defiende su colmena en grupo.

Cuando una abeja recoge el néctar no lo hace para sí misma, lo hace porque es fundamental para la supervivencia de la colmena. Las abejas recolectoras viven aproximadamente unos 30 días; el tiempo que se requiere para producir la miel es de dos meses. Así que ellas mismas no reciben ese fruto de su trabajo.

5.- La miel es tan buena que, además de servirles a ellas de alimento, en los humanos tiene muchos usos. Lo asombroso de la miel es que no se descompone; se han encontrado residuos de ésta, en buenas condiciones, en donde están las pirámides de Egipto con un antigüedad de 2,000 años.

Y no son sólo esos cinco puntos los más importantes como ejemplo para nosotros; entienden bien los ciclos de la naturaleza; en primavera y verano trabajan para mantener a su comunidad, ahorrando para la temporada de escasez.

Por: George Mendez/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXVIII

Regresar a home-page