Los animales que llevamos dentro. Por: Juan José Ceballos. Enero 18, 2021. UneAbasto.com

Cuenta la historia, que un hombre, impactado por la violencia, la maldad y el abuso que había en la sociedad, decidió refugiarse en una cueva en las montañas, a vivir en soledad y dedicarse a orar para pedir por la humanidad.

Después de un tiempo decidió regresar a la ciudad; ahí, sus conocidos le preguntaron que dónde había estado, a lo que explicó que había ido a identificar la raíz de los problemas de los humanos.

“Son los animales que llevamos dentro”:

• “Dos halcones que se lanzan sobre todo lo que se les presenta, sea bueno o malo. Tenemos que entrenarlos para que sólo se arrojen sobre presas buenas… Son mis ojos.

• Dos águilas que, con sus garras hieren y destrozan. Tenemos que entrenarlas para que sólo se pongan al servicio y ayuden sin herir… Son mis manos.

• Dos conejos que quieren ir a donde les plazca, huir de los demás y esquivar las situaciones difíciles. Tengo que enseñarles a estar quietos donde deben estar, aunque haya problemas o cualquier cosa que no les guste… Son mis pies.

• Lo más difícil es vigilar a la serpiente que, aunque se encuentra encerrada, siempre está lista para morder y envenenar a los que la rodean. Si no la vigilamos de cerca, hace daño… Es mi lengua.

• El burro es muy obstinado, no quiere cumplir con su deber. Pretende estar cansado y no quiere llevar su carga de cada día… Es mi cuerpo.

• Finalmente, necesitamos domar al león, pues quiere ser el rey, quiere ser siempre el primero; es vanidoso y orgulloso… Ese es mi corazón.

Este hombre había entendido que el problema de la maldad en el mundo no está en los demás, sino en uno mismo.

Sólo en la soledad, a través de la reflexión, podremos entender nuestro comportamiento en la sociedad.

Por: Juan José Ceballos/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXXI

Regresar a home-page