¿Qué cerebro te funciona más? Por: Ray González/Revista "El Comercio Tradicional al Detalle". Octubre 3, 2018. Uneabasto.com

Como resultado de la evolución humana ahora tenemos tres cerebros, de diferente tamaño y con funciones específicas, que trabajan en forma independiente pero interdependientes a la vez, que están coordinados y entrelazados.

Cerebro reptiliano:

Es la parte más primitiva del ser humano. Regula las funciones fisiológicas involuntarias de nuestro cuerpo. No piensa ni siente emociones, sólo actúa cuando nuestro organismo se lo pide: control hormonal y de la temperatura, hambre, sed, motivación reproductiva, respiración…

Éste se encarga de la supervivencia, y la vida instintiva. Tiene que ver con las funciones de comer, beber, dormir, reproducción, etc. La función de este cerebro no es la de pensar, ni la de sentir, sino la de actuar.

Aquí, la supervivencia no entiende de sentimientos ni emociones, y su único objetivo es sobrevivir bajo cualquier precio.

Está centrado en sí mismo; lo único que le interesa y escucha son cosas relacionadas con su bienestar y supervivencia. Es sensible al contraste: Bueno–Malo, Lento–Rápido, Antes–Después. El contraste permite al cerebro primitivo tomar decisiones rápidas y sin riesgo. Sin contraste, el cerebro primitivo entra en un estado de confusión, que lleva retrasos en la toma de decisiones o no toma ninguna, la “abandona”.

Necesita información tangible y concreta. Busca permanentemente información que le sea familiar y amigable. Siempre buscará lo fácil para tomar decisiones rápidas, ya que está preparado sólo para la supervivencia. Buscará siempre lo concreto e inmutable. Lo simple es lo que le gusta: “Más facturación”, “más beneficios”, “más placer”, “más tranquilidad”. Aquí radican los instintos.

La madre naturaleza se encargó de proporcionarnos este cerebro, para manejar automáticamente todas las funciones básicas de nuestro organismo y poder dedicarnos a actividades mayores en nuestra vida: a aprender, a crear; a evolucionar en una palabra.

Cerebro Límbico o Emocional:

Es el almacén de nuestras emociones y recuerdos. En él se encuentra la amígdala, considerada la base de la memoria afectiva. Entre sus funciones y motivaciones están el miedo la rabia el amor maternal las relaciones sociales los celos.

Éste tiene que ver con el aprendizaje, pues se encarga de relacionar el pasado con el presente. En este sistema se dan procesos emocionales y estados de calidez, amor, gozo, depresión, odio, etc., y procesos que tienen que ver con nuestras motivaciones básicas. Aquí es donde reside el Amor y los sentimientos.

Cerebro Racional o Neocórtex:

Es el que permite tener conciencia y control de las emociones, a la vez que desarrolla las capacidades cognitivas: memorización, concentración, autorreflexión, resolución de problemas, habilidad de escoger el comportamiento adecuado; es la parte consciente de la persona, tanto a nivel fisiológico como emocional.

Sus funciones básicas son: Percepción, Retención, Análisis, Emisión y Control.

Abarca 3/4 del volumen total del cerebro y está dividido en dos hemisferios unidos divididos en diferentes lóbulos y conectados por el cuerpo calloso.

Este cerebro representa el nivel más alto en la escala evolutiva hasta el momento. En él se encuentra nuestro potencial de desarrollo.

En él se encuentra la lógica; aquí nosotros aprendemos a hablar y escribir a comunicarnos con otras personas y aprender las estructuras de comercio y todas esas cosas complicadas que hacemos los humanos.

El Neocórtex es el que, con buen entrenamiento puede regular las exigencias del Cerebro Reptiliano y dirigir las del Cerebro Límbico o Emocional.

De acuerdo a la genética personal y a las experiencias que hayamos vivido, aquí radican las diferentes inteligencias conocidas hasta hoy: Inteligencias Múltiples.

Por: Ray González/ Revista "El Comercio Tradicional al Detalle", en colaboración con Uneabasto.com. Todos los Derechos Reservados MMXVIII

Regresar a home-page